MARADONA EL D10S QUE PUDE VER JUGAR

A mis 15 años era un tronco con la pelota, no tenía las habilidades de mis compañeros de colegio en el deporte más bello del mundo, solo corría y hacía algunos pases con nerviosismo para evitar que me cometieran faltas porque a los troncos nos daban con todo, pero eso nunca desanimo mi pasión futbolera y solo esperaba cada 4 años que jugarán los mejores del mundo para deleitarme con esa magia que yo nunca iba a lograr.

 

Era Junio de 1986 y estudiaba en un colegio católico en la jornada de la tarde, era un suplicio ir a esa cárcel  y más cuando estábamos en pleno mundial y adicional a esto los domingos mi mamá me obligaba acompañarla a ir a un grupo de oración para evitar las malas compañías -decía ella- la verdad allá estaban las malas compañías puras viejas chismosas con su hijas calenturientas, si mi mamá supiera los que hacíamos cuando salíamos de las famosas reuniones juveniles.. pero eso no viene al caso, yo sabía que el Domingo 22 jugaba Argentina se enfrentaba a Inglaterra y que jugaba Maradona mi héroe de carne y hueso, por supuesto me quedé en la casa haciendo roña, espere que mi mamá saliera y prendí el televisor, allí estaba esa Argentina que nos representaba a esos que no habíamos visto a su país en un mundial -por que siempre me pedía ser de Argentina los demás eran Brasil, Alemania, Holanda, Italia, bueno las potencias del fútbol en ese momento y el tronco se hacía matar a patadones por defender el “arco Argentino” en las canchitas esas enanas en las que jugábamos, ese día me valió huevo que mi mama llegara después del partido y empezara con su cantaleta yo había visto el mejor partido de toda mi vida, con en el primer Gol de Maradona grite y grite con todas mis fuerzas porque sabía lo que los argentinos habían pasado en las Malvinas, esos arrogantes ingleses con su armada invencible habían vuelto mierda a esos desdichados jóvenes que los borrachos generales egocéntricos de la dictadura Argentina habían mandado a pelear con las uñas, “un ejército de desarrapados” en términos argentinos, decían las noticias que nos llegaron cuando les borraron su honor en una guerra de antemano perdida y ahora uno de esos hijos de miserables que salió de las entrañas de la pobreza les metía con la mano el primer gol, por que el árbitro no vio o se hizo el huevón pero todos vimos que fue con la mano, pero no importó los alegatos de los ingleses el partido siguió y a los 4 minutos exactos vi con mis propios ojos clavados en el SONY trinitron de 42″ de mi casa la magia milagrosa de ese ser de otro mundo que corría mientras estiraba sus piernas como si fueran de goma y gambeteaba a esos postes ingleses para encajarles el mejor gol de toda la historia del Fútbol.

 

 

Todavía hoy recuerdo que estaba en toalla porque salí de bañarme perdiendo el tiempo mientras mi madre se iba y así me quedé cuando empezó el partido, en ese momento del gol bote la toalla y me quede empeloto con las piernas abiertas y con los brazos al cielo gritando con los puños cerrados y llore de felicidad infinita por que como en un símil extraterrenal el fútbol me estaba pariendo.

 

 

Hoy 25 de noviembre del año de la Peste se va para el Olimpo ese D10S del Fútbol a jugar con la pelota en una cancha donde solo esos dioses pueden jugar, mil Gracias MARADONA por darnos ese gol apoteósico que nunca nos cansaremos de ver y recordar, vuela con tus piernas de goma haz gambetas y da esos saltos únicos  y ahora si… toca la mano de DIOS.

 

Fernando Díaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *